Skip to content
info@schoolnurses.es     91 005 91 18                             Bolsa de trabajo
Cómo prevenir accidentes comunes en la etapa infantil

Por naturaleza los niños son inquietos, siempre quieren estar en movimiento, sobre todo en los primeros años cuando están descubriendo cosas. Esto los hace propensos a sufrir diferentes tipos de accidentes que muchas veces pueden llegar a ser graves. De hecho, en Europa los accidentes son la primera causa de muerte entre niños y jóvenes entre los 5 y los 18 años, siendo las caídas y los incidentes relacionados con el fuego la tercera y cuarta causa más común.

 

Por esta razón es fundamental que tanto padres, como profesores y tutores puedan crear un entorno seguro para los niños más pequeños, y se aseguren de que los más grandes entienden los peligros a los que están expuestos para que así puedan prevenir accidentes en casa, en el colegio o en la calle.

Accidentes en los niños: claves para prevenirlos

Dependiendo de la edad los niños pueden estar expuestos a diferentes peligros. Pero los más comunes son golpes y caídas, heridas, intoxicaciones y quemaduras. En la mayoría de los casos estos accidentes se pueden evitar si se toman medidas de prevención. Estos son algunos consejos para lograrlo.

●     Golpes y caídas

Este es uno de los principales accidentes en la etapa infantil, sobre todo en los niños entre 3 y 6 años. Para prevenir este tipo de incidentes es fundamental que los pequeños conozcan ciertas normas.

  • No asomarse por ventanas y balcones.
  • No correr por los pasillos.
  • Subir y bajar escaleras despacio, en orden y utilizar siempre la barandilla para sujetarse.
  • No pisar suelos mojados.
  • Atarse siempre los cordones de los zapatos.
  • No trepar los muebles.

 

Por su parte, los adultos deben proporcionar las mejores condiciones para evitar golpes y caídas en los niños. Para esto debe asegurarse de que haya una buena iluminación en el lugar donde conviven y no permitir que niños menores de 6 años duerman en la parte de arriba de camas literas. También deben colocar alfombrillas antideslizantes en los baños, entre otras acciones que puedan asegurar en la medida de lo posible a los más pequeños.

●     Heridas

Los niños también pueden sufrir lesiones, por lo general sangrantes, en los tejidos exteriores de su cuerpo por diversas causas. Puede deberse a caídas con raspaduras, a un corte, presión, etc. Las heridas por objetos punzantes pueden ser las más peligrosas, por ello se deben tomar las siguientes precauciones:

 

  • Mantener fuera del alcance de los niños cualquier herramienta cortante o punzante como cuchillos, tenedores o tijeras.
  • Si los niños van a utilizar elementos como tijeras, alfileres o navajas en el colegio para alguna actividad debe ser bajo supervisión de un adulto, y haciéndoles saber la importancia de utilizar dichos objetos son sumo cuidado.
  • Colocar protectores de goma a objetos de decoración o muebles que tengan elementos punzantes o puntiagudos.

 

●     Intoxicaciones

Las intoxicaciones son un accidente común entre niños entre 1 y 4 años. Estas son reacciones fisiológicas ocasionadas por la ingesta, contacto o aspiración de una sustancia tóxica. Este es un accidente que se puede prevenir tomando las siguientes medidas de seguridad.

 

  • Los productos tóxicos deben guardarse fuera del alcance de los niños.
  • Los medicamentos también deben ser almacenados en un lugar seguro, y se le debe indicar a los niños no tomar ninguna medicina si no se las da un adulto.
  • Mantener las plantas alejadas de los niños.

 

Es esencial recordar siempre que los niños son curiosos e intentan manipular todo aquello que les llama la atención. De allí la importancia de mantener cualquier producto tóxico fuera de su vista y alcance.

●     Quemaduras

La curiosidad de los niños también los puede llevar a sufrir otro tipo de accidente común en la etapa infantil: las quemaduras. La mayoría de estos incidentes ocurre en el ámbito doméstico y entre un 80 y 90% son producidas por agentes térmicos, sobre todo en la cocina. Entre las formas de prevenir este tipo de accidente se encuentra:

 

  • No permitir que los niños se acerquen a la zona donde se está cocinando.
  • Evitar la exposición prolongada al sol, en especial en las horas centrales del día.
  • No jugar con velas, cerillas o mecheros.
  • Utilizar siempre protector solar.
  • Nunca tocar la plancha, ni siquiera cuando está apagada.
  • No dejar enchufes desprotegidos al alcance de los niños.
  • Comprobar siempre la temperatura de los alimentos.

 

La supervisión de los niños es clave para la prevención de accidentes, pero también lo es enseñarlos a tomar medidas de precaución para reducir peligros. Si se tienen en cuenta estas recomendaciones será mucho más sencillo mantener a los pequeños sanos y salvos.

Deja un comentario





Scroll To Top