Skip to content
info@schoolnurses.es     91 005 91 18                             Bolsa de trabajo
Juguetes poco adecuados para el lenguaje

Los juguetes electrónicos entorpecen el desarrollo del lenguaje en la infancia

La tecnología se ha apoderado de casi todos los espacios de la vida moderna, incluso de la educación. Herramientas como softwares, aplicaciones o dispositivos electrónicos en general pueden ser de ayuda para el estudio, pero cuando se trata del desarrollo infantil hay que tener cuidado. Los juguetes electrónicos como los que hablan o emiten sonidos, por ejemplo, podrían ser perjudiciales para el desarrollo del lenguaje en la infancia.

 

Estas han sido las conclusiones del estudio Association of the Type of Toy Used During Play With the Quantity and Quality of Parent-Infant Communication, publicado en la revista médica JAMA Pediatrics. Anna Sosa, encargada de la investigación, aseguró que mientras los niños juegan con juguetes electrónicos que hablan, los progenitores usan menos palabras y por ende, se generan menos conversaciones y respuestas entre padres e hijos.

 

Este estudio insiste en la sospecha que se había despertado gracias a otros trabajos similares, y es que, si el juguete habla, tanto los progenitores como los críos callan. La investigación señala entonces que jugar con opciones más clásicas como figuritas, bloques de madera o libros es mucho mejor porque provoca una mayor interacción verbal.

Los juguetes que hablan rompen la interacción entre niños y padres

Según se explica desde el El País, donde se han analizado los detalles del estudio, los niños aprenden jugando y ellos junto a sus padres y el juguete forman un triángulo que fomenta la interacción.

 

Quienes son padres saben que las conversaciones con sus bebés comienzan antes de que estos puedan pronunciar palabras, ya que los progenitores suelen adoptar un juego de roles humanizando los juguetes. El bebé va asimilando estas interacciones, bien sea tratando de repetir o responder palabras.

 

Esta interacción se pierde cuando se trata de juguetes que hablan o emiten sonidos o luces. Estos generan tanta actividad e interés en los niños que rompen esa dinámica de aprendizaje que sí ocurre con los juguetes tradicionales. Los juguetes electrónicos adoptan un rol activo, por lo que son ellos los que actúan mientras los padres y los hijos solo observan silenciosamente.

La tecnología no debe evitar la participación en el mundo real

Desde hace un tiempo ya se sabe que equipos como la televisión desplazan el uso del lenguaje. Pero en el caso de los juguetes electrónicos todavía hay pocas evidencias de su influencia en el desarrollo infantil.

 

No obstante, datos como los de este estudio no dan señales positivas. Está comprobado que los bebés aprenden a hablar y a relacionarse escuchando e imitando a sus mayores, pero aún no hay pruebas de que puedan hacerlo con ayuda de las máquinas. Además, hay estudios que demuestran cómo los libros interactivos reducen la adquisición de vocabulario.

 

También ha sido evaluado el caso del uso del móvil y las tablets, unos dispositivos que cada vez son más usados por los padres como un sonajero 2.0. Estos equipos podrían estar ocupando el lugar de otro tipo de interacciones sociales que resultan beneficiosas tanto para el lenguaje como para el desarrollo social.

 

Sosa, que además es especialista en desarrollo infantil del lenguaje, afirma que es importante que los niños no se queden atrapados en el mundo que involucra los juguetes electrónicos hasta el punto de excluirse de la participación en el mundo real.

 

En School Nurses queremos alertar sobre este tipo investigaciones que invitan a padres, representantes, profesores y comunidad educativa en general a entender mejor el uso de las herramientas tecnológicas y en este caso, a comprender cómo pueden ayudar a los más pequeños a que tengan un desarrollo mucho más sano.

 

Fuente: El País

Solicita un presupuesto personalizado para tu Colegio:

Una enfermera escolar SUMA SALUD en tu colegio.

Deja un comentario





Scroll To Top