anorexia

Después del confinamiento los casos de Trastornos de la Conducta alimentaria se han disparado.
Los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA) son enfermedades con graves consecuencias para la salud física y psicológica de quienes los padecen y para sus familias. Sus diferentes patologías (Anorexia, Bulimia y Trastorno por Atracón) tienen en común la obsesión por el peso, la imagen y la dieta.


Anorexia

Se caracteriza por una preocupación obsesiva sobre la alimentación, miedo extremo a ganar peso y exceso de control de este. Cursa con bajo peso y en mujeres provoca pérdida de la menstruación. En la mayoría de casos, estas personas sienten el deseo de seguir bajando peso aunque estén muy por debajo del considerado normal para su altura y talla, debido a la alteración en la percepción, autoevaluación y reconocimiento corporal y de la gravedad que conlleva.
Nos referimos a Anorexia Restrictiva cuando la persona desarrolla estrategias conductuales dirigidas a restringir alimentos (generalmente acompañadas del abuso de actividad física), mientras que en la Anorexia Purgativa la persona utiliza el vómito, laxantes o diuréticos para conseguir la reducción de peso.

 

Bulimia

La característica que define la Bulimia es la presencia de atracones alimentarios. Se considera que un atracón es la ingesta de una gran cantidad de comida, en un periodo muy breve de tiempo, acompañada de una importante sensación de pérdida de control. Después de cada episodio de sobre ingesta la persona se ve asaltada por un intenso sentimiento de culpa que, junto con el miedo a engordar, precipita maniobras compensatorias como el vómito, la restricción alimentaria o el ejercicio compulsivo. Mediante estas conductas, se consigue mantener el peso, lo que dificulta su detección por parte de familia, profesores y profesionales de la salud.

 

Trastorno por Atracón

El Trastorno por Atracón se caracteriza por la presencia del atracón como manifestación principal, pero a diferencia de la bulimia, no hay conductas compensatorias. Se trata de personas con sobrepeso que han intentado múltiples dietas sin éxito, estando con frecuencia el uso de la comida vinculado a conflictos emocionales. Es fundamental diferenciar este trastorno de la obesidad o el sobrepeso, ya que su tratamiento deberá ser muy distinto. Es un trastorno que puede llegar a ser muy invalidante pudiendo requerir de un ingreso hospitalario para realizar una buena evaluación y controlar adecuadamente la conducta alimentaria.

Factores de Riesgo

-Individuales: Predisposición genética, rasgos psicológicos, imagen corporal negativa, baja autoestima, adolescencia y sexo (+mujeres)

-Familiares: Ambiente familiar desestructurado, sobreprotector y experiencias vitales estresantes (muerte de un familiar, abandono de un miembro...)

-Sociales: Modelo de belleza actual, presión social sobre la imagen, determinadas profesiones o deportes, sistema de tallaje actual, críticas y burlas sobre el físico y páginas web (algunas están creadas por personas con TCA y ayudan a los demás a enmascararlo)

Signos de Alarma

En general, las personas que padecen este tipo de dificultades tienen poca conciencia de su problemática, este hecho, que de por sí dificulta la adherencia al tratamiento en la mayoría casos, se agrava en niños y adolescentes por inmadurez y menos conciencia sobre el riesgo de la salud que supone. Por ello que es de vital importancia que podamos identificar si convivimos con alguien que quizá pueda estar experimentando un TCA.

Comienzan sutilmente e incluso pueden pasar desapercibidas hasta pasado un largo tiempo, además las personas que lo sufren hacen lo posible por no llamar la atención, lo ocultan y no piden ayuda. 

Como Podemos Detectarlo

  • Pasar mucho tiempo haciendo ejercicio.
  • Consumir repentinamente grandes cantidades de alimentos o comprar grandes cantidades de alimentos que desaparecen de inmediato.
  • Ir al baño de manera regular inmediatamente después de las comidas, y el tiempo que pasan en él.
  • Lesiones en mano dominante por la inducción al vómito/dientes dañados.
  • Cambio en las preferencias de alimentación. “Ya no me gustan las patatas fritas”, “no me gusta el sabor de los yogures que no son desnatados” “Fobia” al sobrepeso
  • Uso de diuréticos y laxantes
  • Cambios rápidos en el peso corporal
  • Aumento de las veces que se pesan.
  • No sale a cenar o comer con amigos o familiares
  • Dietas recurrentes muy restrictivas
  • Hablan mucho de su peso y del físico.
  • Ingesta de alimentos a escondidas o comer en atracón
  • Ejercicio intenso y evitar el reposo
  • Deterioro en el funcionamiento social y/o psico-sexual; aislamiento

En Schoolnurses llevamos a cabo varios talleres enfocados en los adolescentes, para prevención de estos trastornos y otros enfocados a padres y profesores para conocer estas patologías y poder actuar cuando la enfermedad está comenzando.


Bibliografía:

 FEACAB. Página de la Federación Española de Asociaciones de Ayuda y Lucha contra la Anorexia y Bulimia Nerviosas.

IMA. Fundación Imagen y Autoestima. 

ACAB. Asociación contra la anorexia y la bulimia en Cataluña.

ADANER. Asociación en Defensa de la Atención a la Anorexia Nerviosa Y Bulimia

AVALCAV. Asociación valenciana de familiares y pacientes de personas con trastornos alimentarios.

ADETAEX. Página de la Asociación en defensa del tratamiento de los trastornos alimentarios en Extremadura.

Solicita un presupuesto personalizado para tu Colegio:

Una enfermera escolar SUMA SALUD en tu colegio.

Deja un comentario