Enfermera Escolar

Los padres siempre buscamos la mejor manera de ayudar a nuestros hijos a crecer sanos y fuertes. Una de las cosas más importantes que podemos hacer es asegurarnos de que coman alimentos saludables.

Hay muchas razones por las que una alimentación saludable es tan importante para los niños. Por un lado, les ayuda a mantener un peso saludable. Comer muchos alimentos poco saludables puede conducir a la obesidad infantil, lo que puede poner a los niños en riesgo de sufrir todo tipo de problemas en el futuro. Y, por otro lado, una alimentación sana ayuda a los niños a desarrollar huesos y músculos fuertes, y les proporciona los nutrientes que necesitan para mantenerse con energía y concentrados durante todo el día.

La comida chatarra puede dar a los niños una rápida explosión de energía, pero no les proporciona la nutrición duradera que necesitan para crecer sanos.

Finalmente, enseñarles a los niños hábitos alimenticios saludables ahora los preparará para tomar buenas decisiones durante toda su vida.

El Taller de Alimentación Saludable preparado por School Nurses y que nuestras enfermeras escolares imparten cada año en los colegios, es uno de los talleres que mejor acogida tiene entre padres y alumnos. Además de obtener muy buenos resultados en niños de entre 6 y 12 años.

¿Qué cuenta como un alimento saludable?

Hay muchos factores que intervienen en si un alimento se considera saludable o no. Algunas personas podrían decir que mientras un alimento sea nutritivo y proporcione al cuerpo lo que necesita para funcionar, entonces cuenta como un alimento saludable. Otros podrían decir que es aquel que es bajo en azúcar, grasa y calorías. Y aún otros podrían decir que un alimento saludable es uno que es orgánico y libre de químicos.

En última instancia, depende de cada persona decidir lo que considera un alimento sano. Pero aquí hay algunas pautas generales para ayudarlo a tomar decisiones más saludables para sus hijos:

  • Buscar alimentos ricos en fibra y nutrientes como vitaminas y minerales.
  • Evitar los alimentos procesados, que suelen tener un alto contenido de azúcar, sal y grasas.
  • Sustituir los refrescos azucarados por agua o leche.

Cómo detectar alimentos poco saludables

A muchos niños les encantan los alimentos poco saludables porque tienen un alto contenido de azúcar, grasa y sal. Sin embargo, pueden ser perjudiciales para la salud de un niño, por lo que es importante saber detectarlos.

Estos son algunos consejos para detectar alimentos poco saludables:

  1. Mirar la lista de ingredientes: si el azúcar, la grasa o la sal es uno de los primeros ingredientes, es probable que la comida no sea saludable.
  2. Revisar la etiqueta de información nutricional: los alimentos con alto contenido de calorías, grasas, azúcar y sodio no son buenos para los niños.
  3. Evitar los alimentos procesados: estos suelen tener un alto contenido de ingredientes no saludables y bajos en nutrientes.
  4. Es mejor elegir frutas y verduras frescas o congeladas: por lo general, son más saludables que las opciones enlatadas o procesadas.
  5. Leer atentamente las etiquetas de los alimentos: algunos alimentos pueden parecer saludables pero en realidad tienen un alto contenido de azúcar u otros ingredientes poco saludables.

Formas de hacer que la alimentación saludable sea más divertida para los niños

Una de las mejores maneras de asegurarse de que los niños obtengan la nutrición que necesitan es hacer que comer bien sea divertido. Aquí hay algunos consejos para ayudar a las familias a hacer precisamente eso:

  • Permitir a los niños ayudar con la planificación y preparación de comidas. Esto no solo les dará un sentido de propiedad sobre lo que están comiendo, sino que también será una actividad divertida que toda la familia puede disfrutar junta.
  • Llevar a los niños de compras y permitirles elegir algunas frutas o verduras nuevas para probar. Esto les va a entusiasmar por probar algo nuevo y será más probable que lo coman si han ayudado a elegirlo.
  • Sea creativo con sus presentaciones. En lugar de aburrir con el viejo brócoli al vapor, intenta acompañarlo con una guarnición más creativa. Con un poco de esfuerzo, se pueden convertir las comidas menos apetecibles en algo que les encante.

Crear una lista de la compra saludable

Cuando se trata de crear una lista de la compra saludable, hay que elegir cuidadosamente alimentos bajos en azúcar y grasas saturadas. Y centrarse en alimentos ricos en fibra y proteínas. Esto va a ayudar a que los pequeños se sientan llenos y satisfechos durante todo el día.

Algunos excelentes ejemplos para incluir en la lista de la compra son:

  • Frutas y verduras frescas
  • Proteínas magras como pollo o pescado
  • Panes y pastas integrales
  • Yogur
  • Legumbres
  • Nueces

Todos estos productos ayudarán a proporcionar a sus hijos los nutrientes que necesitan para crecer sanos y fuertes. Sin duda, preparar comidas más sanas a los niños tiene muchos beneficios, a corto plazo como mantener un peso saludable y a medio o largo plazo como reducir el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas como enfermedades cardíacas, diabetes y cáncer.

Además, una alimentación saludable ayuda a los niños a tener más energía y concentrarse mejor en el colegio. Les ayuda a dormir mejor y a ser menos propensos a desarrollar problemas de conducta.

Por tanto, hacer pequeños cambios en lo que comen tus hijos puede tener un gran impacto positivo en su salud.

En School Nurses ¡SUMAMOS SALUD!

Deja un comentario